Cómo superar la época de exámenes sin morir en el intento


Una buena organización y una dieta equilibrada son algunas de las claves para superar con éxito los exámenes.

Ya están aquí. Los exámenes finales han llegado al Centro Universitario San Isidoro. Unas semanas muy poco queridas por los estudiantes. ((http://centrosanisidoro.es/wp-content/images/estatuto/centro-universitario-san-isidoro-upo-sevilla-vida-universitaria-calendario-academico.pdf )

Todo estudiante que se precie pasa por distintas fases durante los temidos exámenes: la planificación optimista del estudio, en la que nos creemos que nos da tiempo a todo; el agobio, que hace que nos planteemos descartar algún que otro tema y, por último, la desesperación, que nos tienta a hacernos chuletas.

Para muchos, esta época son unas semanas llenas de estudio, agobio, insomnio y café que te ayudan a superarlas. Sin embargo, hay otras muchas formas, más sanas y mejores, que te hacen sobrevivir a los finales y aprovechar más el tiempo.

Sin duda, lo más importante es una buena organización. Organiza con antelación qué temas vas a estudiar cada día, cuántas horas le vas a dedicar a cada asignatura, las pausas y descansos que te puedes permitir… Segundo, conócete a ti mismo: ¿estudias mejor durante el día o por la noche? ¿Retienes rápido la información? ¿Mejor con música o sin música? ¿Te cunde más en la biblioteca ( http://centrosanisidoro.es/el-centro/biblioteca/ ) o en casa? Dar con una buena técnica de estudio también es clave: resumir, hacer esquemas, subrayar, lectura comprensiva, recitar en alto, etc. Dependerá del tipo de asignatura y de cuál te resulte más eficaz, por eso, como se decía antes, es importante conocerse a uno mismo.

Mejora tu inspiración y creatividad

Cuidar nuestro cuerpo es fundamental. Los estudiantes suelen olvidarse de sí mismos para centrarse nada más que en estudiar. Para que nuestro cerebro funcione bien y pueda retener mejor la información necesita que lo cuidemos. Comer bien puede ayudar a la hora de sacar el máximo rendimiento a nuestras horas de estudio y quizás picar algo entre horas, como una fruta, un puñado de frutos secos o un poco de chocolate, que aporta una buena cantidad de energía y reduce el nivel de estrés. Por supuesto, hay que beber mucha agua para mantenernos hidratados, sobre todo con este calor, ya que la deshidratación puede deteriorar la función cognitiva y el rendimiento mental. Además de agua, puedes hidratarte bebiendo infusiones o zumos naturales, pero, por favor, evita las bebidas azucaradas o gaseosas.

También es importante que estemos activos: movernos de vez en cuando y hacer algo de ejercicio físico después de un largo día de estudio. Con esto último no es necesario que tengas que correr una maratón o tirarte 3 horas en el gimnasio, con dar un paseo con tu perro o nadar un poco bastaría. El ejercicio potencia el sueño, lo que beneficia a nuestra memoria y, además, reduce la ansiedad y mejora nuestro estado de ánimo, y te ayudará a levantarte fresco a la mañana siguiente.

Ahora ya lo sabes, organízate estas próximas semanas, da con el método de estudio perfecto para ti, lleva una buena alimentación, mantente hidratado y realiza ejercicio físico. ¡Te garantizamos que así aprovecharás mucho mejor el tiempo y sobrevivirás a los exámenes! ¡Y olvídate de las chuletas!